Navegación principal

¿Entonces descartamos los sistemas de calefacción por bomba de calor? Una vez más hay que ver las circunstancias personales y las de la vivienda. Desde luego no los recomiendo en zonas muy frías (ni yo ni un instalador serio) ni en viviendas con techos muy altos. Si de lo que se trata es de calentar una pequeña habitación o de tener un sistema que no requiera demasiadas obras y que además podamos aprovechar en verano, se puede instalar splits. Además hay que tener en cuenta que hay lugares donde este tipo de calefacción es la más viable al no poder instalar otro tipos de calefacción.

Calefacción de gas natural

radiador-oculto

Después de pasar un par de inviernos con los pies fríos y aprovechando que teníamos instalación de gas natural, decidimos instalar un sistema de calefacción por radiadores.

Una instalación de radiadores en una vivienda que ya está construida requiere obras, radiadores y tubos a la vista (aunque en mi caso gran parte de ellos los ocultaron al colocarlos por el falso techo). Además una caldera de gas supone un desembolso económico importante (desde 1.500 € en adelante) y requiere un mantenimiento anual obligatorio por ley (en nuestro caso unos 70 €).

El gas es más económico que la electricidad pero la inversión que supone una instalación de este tipo hace que no empiece a ser rentable hasta pasados los seis años. En definitiva, que si tienes planes de mudarte en breve, puede que instalar un sistema de calefacción de gas natural no sea lo más adecuado.

cubreradiador

Pero como se suele decir “sarna con gusto no pica“, y a pesar del desembolso económico he de reconocer que de los tres tipos de calefacción que he probado, la calefacción de gas natural es el que más me ha gustado. Por fin llego a casa y está calentita (es suficiente con programarlo para que se conecte media hora antes), además cuando apagas la calefacción por la noche, al día siguiente la casa sigue templada (de hecho la calefacción suele estar programada para conectarse de nuevo por la tarde).

El tipo de calor que proporciona la calefacción de gas natural es confortable y duradero. Sin embargo en mi caso tiene el inconveniente de que al ser un calor seco mi asma no lo lleva muy bien, así que tengo que utilizar humidificadores para que no se reseque el ambiente y tenga que echar mano del inhalador por las noches.

No voy a decir que esta es la calefacción ideal que todo el mundo debería instalar porque, al igual que los otros dos sistemas, se ha de estudiar las condiciones particulares de cada uno. Para un clima templado, no me metería en obras y gastos para instalar calefacción de gas natural en un apartamento de pocos metros. Además no todo el mundo dispone de preinstalación de gas o tiene espacio para un depósito de gasoil o propano.

¿Vosotros qué sistemas de calefacción habéis probado? ¿Cuál os ha gustado más o recomendaríais? Espero que os haya sido útil mi experiencia personal con estos tres sistemas de calefacción y os ayude a elegir el que mejor se adapta a vuestra vivienda.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. ¡Qué interesante! Y hay que ver qué bien lo explicas todo 🙂 Nosotros hemos tenido bomba de calor y ahora sé por qué no iba bien en invierno! jjajaj! Luego pasamos a gas, en otra casa y mucho mejor… Poníamos cacharritos con agua en los radiadores para que se fuera evaporando y fuera más húmedo. Y ahora tenemos ¡la desgracia! Por que es propano y nos sale carísimo al mes, así que ni lo encendemos 🙁 Nos estamos planteando seriamente una estufa de leña…

    • Hola guapa! El problema que le veo a las estufas de leña es que tienes que tener espacio para almecenar la leña (en un piso es un poco difícil). Mi chico sí tiene una en la casa del pueblo y desde luego dan calor.

      Nosotros con la bomba de calor era pagar y llorar (o tiritar). Con la de gas estamos muy bien pero es lo que tú dices, hay que ponerle humificadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: