Cómo sacarle partido al cuarto de lavar

Lavadero de 3,25 metros de largo por 1,50 metros de ancho
Lavadero de 3,30 metros de largo por 1,60 metros de ancho

En nuestro piso tenemos el típico cuarto de lavado que da una de las fachadas del edificio. Se trata de un cuarto de planta rectangular de  3,30 metros de largo por 1,6 metros de ancho, tal y como se puede apreciar en el plano de la portada. Al lado de la entrada hay una ventana que da a la cocina y que está situada a 1,20 metros del suelo. En la pared del fondo está el fregadero y la caldera encima,  a continuación están lavadora y secadora (una encima de otra también). La pared que da al exterior tiene un gran ventanal con lamas de aluminio.

El espacio es bastante amplio para este tipo de cuartos, nosotros lo habíamos aprovechado para colocar un armario justo delante de la entrada, además teníamos el rascador de los gatos (que es enorme), su caja higiénica, la máquina del aire acondicionado (delante del ventanal de lamas) y un pequeño tendedero. Aún así, teníamos muchos huecos desaprovechados y el armario se nos estaba quedando pequeño, así que aprovechamos las vacaciones para hacer unos armarios a medida que cubrieran todos los huecos posibles.

Muchas veces «a medida» es sinónimo de caro pero nosotros no queríamos gastarnos un dineral así que compramos unos tableros de melamina cortados a medida (hay que aprovechar el corte gratuito de algunos centros de bricolaje), y por apenas 90 € tuvimos todo lo necesario para los armarios: tableros, herrajes, tiradores, cola, tirafondos  y cinta de cantear.

Lo primero fue solucionar la zona del lavadero, teníamos un rincón difícil de 27 centímetros de ancho por 45 cm de fondo entre el lavadero y la pared. Debajo del lavadero también había otro hueco y  al lado de la lavadora/secadora otro más de 20 centímetros de ancho por 60 centímetros de profundo.

En el hueco entre el lavadero y la pared hicimos un armario alto en el que ahora podemos guardar la aspiradora de pie y los tubos de la aspiradora de trineo y la vaporetta. La parte de debajo del lavadero también la cerramos y colocamos una balda, de forma que ahora podemos guardar la arena y los sacos de comida de los gatos. En el hueco que quedaba entre la lavadora/secadora y la pared lo dejamos abierto pero aprovechamos para poner colgadores para la escoba, fregona y mopa.

cuarto lavadero

Debajo del ventanal hicimos otro armario a medida. Su diseño puede resultar un poco extraño porque es más ancho en la parte superior que en su base  pero lo hicimos así para tener espacio para los tres cestos para la colada (caja Lekman de Ikea), y para que al abrir la puerta del armario que hay al lado del lavadero, no chocara con la caja higiénica de los gatos. Gracias a este armario puedo tener separada la ropa para lavar (blanco, negro y color) y en la parte inferior tenemos más espacio para almacenaje y podemos guardar las herramientas (antes desperdigadas por los armarios de la casa).

cuarto lavar

Delante de la entrada sustituimos el armario que teníamos que era bastante bajo y desaprovechaba espacio, por el armario alto Faktum de Ikea, pero con las puertas Billy Ydre que nos daba la sensación de que aligeraban el conjunto (106 €).

cuarto lavar

Resulta increíble todo el espacio de almacenaje que se ha ganado tapando algunos huecos, ahora tengo un cuarto de lavar mucho más práctico, mejor aprovechado y con un presupuesto ajustado, como a mi me gusta ¿qué os ha parecido a vosotros el resultado final?

lavadero-despues

3 comentarios en “Cómo sacarle partido al cuarto de lavar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba