reforma baño cambio de plato de ducha por otro

Que fue de… la reforma del baño con ducha

reforma-baño

Normalmente de una reforma vemos el «antes y el después«, el «paso a paso«, los materiales utilizados, los consejos, los trucos, etc. Todo queda muy bien recién hecho pero ¿qué pasa una vez ha transcurrido cierto tiempo? ¿Seguirá todo igual de bonito? ¿Los materiales habrán sido los apropiados? ¿Será práctico?

En mi entrada sobre el primer aniversario del blog (no olvidéis de apuntaros al sorteo), os recordaba que mi primer post fue el de la reforma de nuestro baño con ducha. Por si no lo visteis en su día, nuestro baño antes era así:

reforma baño

Este baño es el que usamos a diario. Como podéis ver es pequeño (unos 4 metros cuadrados) y no tiene ventanas (únicamente una rejilla de ventilación en el techo), por lo que cada vez que alguien se ducha las paredes y mobiliario acaban empapadas de vaho. Ésto suele ocurrir un par de veces al día, sobretodo cuando soy yo la que se ducha ya que me gusta el agua bien caliente.

En nuestra reforma cambiamos el plato de ducha esquinero por uno rectangular de pared a pared con una mampara de ducha transparente, eliminamos el bidet, cambiamos el inodoro y mueble bajolavabo. También pintamos los azulejos con pintura especial para azulejos, pegamos una cenefa vinílica autoadhesiva y cambiamos los azulejos de la zona de la ducha y del suelo. Después de todo ésto, el baño quedó así:

reforma baño turquesa

Una de las cosas que se suele preguntar es si la pintura especial  para azulejos es resistente y si acaba amarilleando. Después de un año os puedo decir que la pintura sigue ahí, no ha saltado ni se ha desconchado a pesar de lo que os comentaba de que suele acabar empapada de vaho prácticamente todos los días. Lo que sí que tengo cuidado es con la limpieza, no utilizo productos químicos agresivos sino que suelo limpiar los azulejos pintados con un trapo humedecido en alcohol de quemar.

Respecto a si ha amarilleado o no, sinceramente no sabría qué contestar. El color era «blanco harina» y es difícil decir si está exactamente igual que el primer día porque no tengo una referencia, pero lo que sí que puedo deciros es que no se ve amarillento ni feo.

La cenefa de vinilo autoadhesiva era otra de las dudas ¿aguantará o se despegará? Pues ahí sigue, no se me ha levantado ni una esquinita y sigue dando el pego como el primer día.

En las siguientes fotos podéis ver cómo está actualmente el baño, tanto la pintura como la cenefa.

renovación baño con pintura para azulejos
En la zona de la ducha la duda estaba en si la mampara iba a acabar llena de manchas de cal teniendo en cuenta que en esta zona el agua es penosa en ese sentido. Ya os comenté en un post mi truco para limpiar la mampara y la verdad es que por ahora funciona.

Con el mobiliario tampoco he tenido ningún percance, todo sigue igual. El armario/librería que pinté con spray azul también está resistiendo bien a la humedad propia del baño. Os prometo que pintaría todos mis muebles con spray si no fuera por lo engorroso que es hacerlo dentro de casa y lo mal que lo pasé limpiando los rastros de spray azul.

En la siguiente foto se puede ver como están la mampara de ducha y el armario en la actualidad.

renovación baño con mueble DIY

Seguro que estaréis pensando «vaya, todo es maravilloso», pues no, alguna cosilla hay. Por ejemplo, el plato de ducha se supone que era antideslizante y si no es por la alfombrilla que tengo dentro (y que ya está para cambiar porque esa sí que ha amarilleado), ya me habría dado un buen batacazo. No dudo que sea antideslizante en seco pero mojado y con jabón… es otra historia.

El porcelánico que pusimos en el interior de la ducha y en el suelo era de calidad y resistente…. tan sumamente resistente que no hay quien lo taladre. Sudores y brocas (varias brocas diamantadas especiales para porcelánico), han sido necesarias para hacer los agujeros de la mampara, el toallero y la barra de ducha. Aprovechando esta circunstancia, cuando voy a cortar algo con el cutter muchas veces lo hago encima del azulejo del baño porque sé que ni se va a inmutar.

Resumiendo, a día de hoy y después de un año de uso puedo decir que estoy contenta con la reforma del baño, de hecho no dudaría en volver a pintar los azulejos y ni en colocar la cenefa autoadhesiva. Me preocupaba un poco el hecho de que pudiera cansarme del color azul del mobiliario pero la verdad es que me sigue encantando, no creo que eligiera otro color si tuviera que volver a hacerlo.

¿Recordabas esta reforma? ¿Te gustó? ¿Te has animado a hacer alguna similar? Mi querida Araceli  de Mi rincón de sueños también reformó su baño sustituyendo la bañera por un plato de ducha y pintando los azulejos y el mueble bajolavabo con excelentes resultados ¡anímate tú también!

1 comentario en “Que fue de… la reforma del baño con ducha”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba