hibernar la piscina

Cómo mantener tu piscina en invierno

La época invernal es un buen momento para realizar tareas de mantenimiento y reparación en tu piscina para tenerla a punto cuando puedas volver a disfrutar de ella. No todas requieren el mismo tipo de atención ni tienen las mismas necesidades. Quizás sea necesario mejorar su impermeabilización con un liner piscina, o taparla con un cobertor, limpiar filtros, reparar pequeños desperfectos, etc. En esta guía encontrarás las claves para mantener tu piscina en invierno

Al finalizar la temporada de baño resulta más que recomendable realizar tareas de mantenimiento de tu piscina. De esta forma, se consigue ahorrar dinero, trabajo y tiempo para volver a ponerla a punto el año siguiente.  

cómo mantener la piscina en invierno

Impermeabilizar con un liner de piscina

Si en tu piscina hay fisuras y grietas, desprendimiento de teselas de gresite o necesita un par de manos de pintura, quizás sea el momento de olvidarte de este tipo de tareas e impermeabilizarla con un liner de piscina a medida

Un liner de piscina es una lona flexible fabricada en PVC  que se instala en las paredes interiores de la piscina, ya sean de hormigón, madera o metal, garantizando que el agua queda estanca. Este tipo de revestimiento se monta mediante soldadura y su flexibilidad le permite adaptarse fácilmente a las diferentes formas de piscina. 

Además, cuenta con la ventaja de que se pueden fabricar a medida y existen multitud de acabados. De esta forma, se puede personalizar al máximo tu piscina con colores lisos o con texturas que imitan el mármol o la pizarra, por ejemplo.  

liner de piscina

Limpiar a fondo

El mantenimiento de los filtros de la piscina alarga su vida útil y mejora la capacidad de filtración. Para ello, habrá que comprobar que están en perfecto estado, eliminar la cal acumulada, limpiar la suciedad del filtro y el prefiltro de la bomba con productos específicos y enjuagar el filtro de arena. 

También se debe revisar la depuradora, así como frotar las paredes con un cepillo y limpiar el fondo de la piscina para evitar que la suciedad provoque la aparición de hongos. Los robots limpiafondos eléctricos te facilitarán esta tarea, ya que son eficientes tanto en el consumo eléctrico como de agua, aparte de que harán el trabajo ellos solos.

robot limpiafondos de piscina

Hibernar la piscina en invierno

La hibernación de la piscina en invierno o invernaje consiste en aplicar al agua un tratamiento para mantenerla de una temporada a otra. Con esta opción se evita vaciar la piscina, ya que ello conlleva desperdiciar muchos litros de agua. Además, pueden surgir problemas estructurales en el vaso al eliminar la presión que ejerce el agua sobre el fondo y las paredes.

La hibernación de la piscina se ha de realizar cuando la temperatura del agua sea inferior a 15 grados. Los pasos a seguir son:  

  1. Limpiar paredes, fondo, filtros…, tal y como se ha comentado en el apartado anterior. 
  2. Analizar el PH del agua para que esté entre 7,2 y 7,4. En caso contrario, el cloro se vuelve residual y no realiza correctamente su función. 
  3. Realizar un tratamiento de choque con cloro rápido en grano. 
  4. Dejar en funcionamiento la depuradora durante unas 4 a 8 horas.
  5. Al día siguiente, añadir al agua un invernador. En el caso de piscinas de gresite o pintadas se empleará invernador con cobre y sin cobre para las de liner. 
  6. Filtrar activando la depuradora a diario durante media hora. 
hibernar la piscina

Proteger con un cobertor

Los cobertores de invierno no son los mismos que los de verano, ya que son más resistentes para poder soportar la intensidad de la lluvia o nieve. Resulta imprescindible que estén bien anclados y tensados para que puedan cumplir su función y evitar accidentes.

A la hora de elegir un cobertor hay que tener en cuenta:

  • El tamaño y forma de la piscina.
  • La resistencia y grosor del material, ya que aumentará la resistencia a la caída de objetos o de niños y personas.
  • Los anclajes deben mantenerse tensos y rígidos y cambiarse cada 3 ó 4 años. En las piscinas elevadas se ancla la lona a unas sujeciones situadas en la pared, mientras que en las piscinas enterradas se amarran a anclajes clavados en el suelo.
  • Si el cobertor es opaco y evita que la luz solar llegue al agua. Por otra parte, si es filtrantes permite el paso de la luz. Estos últimos se recomiendan para zonas en las que llueva o nieve mucho. También existen cobertores con aislamiento específico para evitar que la capa superficial de agua se enfríe demasiado. 
tapar la piscina en invierno

Finalmente, no esperes a que las condiciones climáticas empeoren para comenzar con el mantenimiento de tu piscina. Siguiendo esta guía sobre cómo mantener tu piscina en invierno podrás tenerla a punto y como nueva para la próxima temporada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba