Transformar una caja de vino en una bandeja de regalo

antes-despues-caja-vino

El otro día estuvimos haciendo limpieza en el trastero y descubrí que tenía varias cajas de vino así que me subí una a casa dispuesta a hacer algo con ella. Después de medirla y darle unas cuantas vueltas a la cabeza decidí transformar la caja de vino en una bandeja personalizada para regalar el Día de la Madre. 

 

caja-vino

Como la caja estaba un poco mohosa, lo primero que hice fue limpiarla con un trapo humedecido en agua y unas gotas de lejía. El siguiente paso consistió en lijar toda la superficie ya que la caja tenía rugosidades e imperfecciones, incluso un gran agujero que tuve que masillar para que, una vez pintada, no se notara.

defectos-caja-vino

caja-masillada

Después de limpiar el polvillo que deja el lijado, pasé a pintar la caja de vino con mi chalk paint casera. Mezclé un poco de pintura acrílica roja y azul para conseguir un tono malva del exterior de la caja y para el interior usé como pigmento una sombra de ojos en color vainilla que no utilizaba.

Lo primero que hice fue darle varias capas de pintura malva por fuera hasta cubrir totalmente la madera, a continuación di varias capas por dentro para conseguir ese tono vainilla empolvado. Una vez se hubo secado todo, apliqué un poco de pintura vainilla sobre la pintura malva, dando brochazos irregulares y pasé la lija cuando se secó. De esta forma conseguí el efecto envejecido del decapado.

pintura decapé

Para darle un poco de brillo y proteger la pintura, apliqué varias capas de cera natural a la zona decapada, resaltando más los colores y creando un bonito efecto satinado.

La decoración del interior de la bandeja la hice con decoupage, para ello imprimí en un folio con impresora láser varias mariposas en tonos morados, malvas y vainilla, a juego con los tonos con los que había pintado la bandeja, las recorté cuidadosamente y las pegué con cola blanca, la cual queda transparente una vez se ha secado.

bandeja-decoupage

Para disimular las ranuras donde antes encajaba la tapa de la caja de vino, primero las rellené con una pistola termofusible y seguidamente apliqué una cinta morada con estrellas blancas por todo el borde de la caja.

caja-cinta

Una vez se hubo secado el sellado de la cinta, la pinté con el mismo tono vainilla que había utilizado para pintar el interior de la caja y para crear el efecto decapado, de esta forma la cinta conservaba el efecto envejecido que le había dado al resto de la caja.

Borde cinta caja de vino

Teniendo en cuenta que el uso de la caja va a ser el de una bandeja, para la parte interna utilicé un barniz cerámico para impermeabilizar y proteger el interior de las manchas y de la humedad.

caja-barniz

Por último coloqué unas sencillas asas metalizadas para transformar de forma definitiva esta caja de vino en una bandeja.

caja-asa

En la siguiente entrega os mostraré qué detalles colocar dentro de la bandeja para hacerle un bonito regalo a nuestra madre en su día.

2 comentarios en “Transformar una caja de vino en una bandeja de regalo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba