Antes y después de un pasillo

pasillo antes-despues

Nunca me han gustado demasiado los pasillos excesivamente decorados, puede que queden bien en las casas que vemos en las revistas de decoración y en los programas de televisión, que más que un pasillo parece una habitación alargada, con unos enormes ventanales que lo inundan todo de luz y alegría, techos altos de 3 metros o más y una holgura que permite colocar una librería e, incluso,  un consola o un banco para sentarse.

Mi pasillo no es así, la única luz que le llega es el de las habitaciones cuando éstas están abiertas, tiene un ancho estándar, y además el techo es más bajo que el del resto de la casa ya que es por donde va el conducto de aire acondicionado. Por eso siempre he pensado que si recargamos la decoración de este tipo de pasillos lo único que se consigue es crear una sensación mayor de túnel, de que se te van a caer las paredes encima de un momento a otro.

Sin embargo, una cosa es recargar la decoración y otra que esté totalmente exento de ella, por eso en mi lista de propósitos decorativos para el 2014 incluí el pasillo, quería darle un poco de vidilla, que no fuera sólo un espacio alargado con un montón de puertas.

Así decoramos el pasillo cuando nos mudamos, lo pintamos en un blanco roto y pusimos unos apliques en el techo con pequeñas luces que le daban un aspecto bastante teatral.

pasillo antes

Con los años renovamos la pintura cambiando el tono blanco sucio por uno color vainilla claro. El resultado no nos gustó mucho, así que pasado un par de años lo volvimos a pintar de blanco.

El siguiente paso fue cambiar la iluminación. Los apliques que teníamos creaban varias zonas de sombras que ayudaba a potenciar la sensación de túnel así que los cambiamos por unos plafones de techo en un color natural, de esta forma cuando están apagados se integran con el techo y no acentúan la sensación de techo bajo. Cuando están encendidos aportan mucha luz de una forma uniforme, sin sombras.

plafon-ikea-apagado

Para decorar el pasillo recurrimos a un clásico: los cuadros. Hemos colocado dos lienzos en los que predominan los tonos neutros (arena, gris…) pero con una pincelada de color (rojo), ambos tienen el mismo estilo y comparten el tema (el puente de Brooklyn), de esta forma se logra continuidad en la decoración sin recargar el espacio. También comparten el formato (120 cm de largo por 40 cm de ancho).

detalle-cuadro1

Como podéis ver la decoración del pasillo ahora sigue siendo bastante minimalista pero suficiente para mi gusto. Las puertas de madera aportan bastante personalidad y añadir más elementos decorativos recargaría un lugar tan estrecho. Tampoco es necesario introducir demasiados elementos para darle un nuevo aire a la decoración de nuestro hogar. ¿Qué os parece el resultado final?

pasillo despues

7 comentarios en “Antes y después de un pasillo”

  1. Hola guapa, me encanta tu pasillo. Con unos pequeños cambios se ha quedado genial.
    Los cuadros chúlisimos… me encantan este tipo de cuadros que combinan ciudades en blanco y negro y algunos detalles en rojo. Son muy originales.

    Y la luz… vaya cambio. Nunca pensé que con el cambio de unas lámparas se podría ver tan diferente.

    Me ha gustado mucho. Enhorabuena.
    Un besito. Sonia.

    1. Muchas gracias Sonia. Lamentablemente en la foto del «antes» no se aprecia bien las sombras que se veían con la luz anterior y la foto del «después» tampoco es que sea muy buena. Espero perfeccionar este tema con un cursillo de fotografía que haré próximamente.

      Por cierto ¿qué tal van tus puertas? Tengo unas de DM que quiero tunear próximamente aunque todavía estoy valorando qué hacer con ellas.

      1. Pues van genial… bueno lo cierto es que el armario es un armario empotrado de cinco puertas, dos altillos y ocho cajones, mi intención era lacarlo por dentro y por fuera ya que era todo de madera sin lacar, por dentro ya he terminado todo… se ha quedado genial, pero un trabajazo increíble jeje, además he tenido que esperar bastante a que se fuera el olor a pintura para poder volver a meter ropa y todo lo que tenía dentro. Ahora ya solo me queda la parte exterior, puertas y marco del armario, cambiar tiradores, bisagras… etc. Tengo previsto empezar con eso en breve, en cuanto tenga un rato me pongo a ello y te enseñare las fotos, lo tengo en mente.
        Muchas gracias por preguntar. Muak.

        1. Dicen que un remedio casero para eliminar el olor a pintura es poner recipientes con agua y amoniaco o con agua y rodajas de cebolla. Yo no lo he llegado a probar pero a lo mejor te sirve para que no te huela tanto la habitación cuando pintes las puertas.

  2. Hola guapa. Por aqui estaba mirando los temas de tu pagina. Bueno, ya conozco algo más de tu piso. El pasillo, muy bien el cambio. Con la luz, ha ganado mucha amplitud, y los toques de los cuadros me gustan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba